2019 será el año del ecosistema digital impulsado por datos

Ya estamos cerca de la siguiente década de innovación que nos llevará hacia el 2030, se predice que se materializará la próxima era de asociaciones entre humanos y máquinas, que nos sumergirá en la vida y el trabajo inteligentes y una economía sin conflictos.

La mina de oro de los datos provocará la próxima “fiebre” en las inversiones en tecnología

Las organizaciones han estado acumulando Big Data durante años. De hecho, se estima que, para el año 2020, el volumen de datos alcanzará los 44 trillones de gigabytes (44 zettabytes). Son muchos datos. Pronto, por fin los pondrán a trabajar, a medida que la transformación digital tome forma.

Además, con el valor cada vez mayor que se obtendrá de estos datos, gracias a la información útil que impulsará innovaciones y procesos del negocio más eficaces, se originarán más inversiones provenientes del sector tecnológico. Surgirán empresas nuevas para enfrentar los mayores desafíos que hacen realidad la inteligencia artificial: administración de datos y analítica federada que permitan generar información prácticamente desde cualquier parte, y soluciones de cumplimiento de datos para lograr una manera más inteligente y segura de ofrecer resultados asombrosos.

Los pronósticos de datos anunciarán más nubes

Los entornos de varias nubes impulsarán el funcionamiento pleno del procesamiento del aprendizaje automático, la automatización y la inteligencia artificial, ya que estos brindan a las organizaciones la capacidad de administrar, mover y procesar datos donde y cuando sea necesario. De hecho, veremos la aparición de más nubes a medida que los datos estén cada vez más distribuidos, en entornos de automóviles autónomos o en fábricas inteligentes, en aplicaciones nativas de la nube, en centros protegidos en las instalaciones para satisfacer un sinfín de nuevos estándares de privacidad y cumplimiento y, por supuesto, en la nube pública para una variedad de aplicaciones y servicios que utilizamos todos los días.

Creación de guardianes de datos

Con el surgimiento de los datos como el activo más valioso de una organización, su seguridad y protección continúan siendo la prioridad número uno. En una carrera para garantizar que todos los puntos de acceso permanezcan seguros, las organizaciones destinarán más dinero a las inversiones en seguridad, ya sea mediante una criptografía más sólida en el acceso del endpoint o una ciberseguridad inteligente que abarque el centro de datos distribuido en el edge y la nube. Veremos que la inteligencia artificial y el aprendizaje automático desempeñarán un papel cada vez más importante para proteger de manera proactiva los datos más atractivos para atacar o robar, y serán lo suficientemente inteligentes como para frustrar el acceso antes de que los seres humanos se den cuenta de que los datos estaban bajo asedio.

fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *