2019 será el año del ecosistema digital impulsado por datos

Ya estamos cerca de la siguiente década de innovación que nos llevará hacia el 2030, se predice que se materializará la próxima era de asociaciones entre humanos y máquinas, que nos sumergirá en la vida y el trabajo inteligentes y una economía sin conflictos.

La mina de oro de los datos provocará la próxima “fiebre” en las inversiones en tecnología

Las organizaciones han estado acumulando Big Data durante años. De hecho, se estima que, para el año 2020, el volumen de datos alcanzará los 44 trillones de gigabytes (44 zettabytes). Son muchos datos. Pronto, por fin los pondrán a trabajar, a medida que la transformación digital tome forma.

Además, con el valor cada vez mayor que se obtendrá de estos datos, gracias a la información útil que impulsará innovaciones y procesos del negocio más eficaces, se originarán más inversiones provenientes del sector tecnológico. Surgirán empresas nuevas para enfrentar los mayores desafíos que hacen realidad la inteligencia artificial: administración de datos y analítica federada que permitan generar información prácticamente desde cualquier parte, y soluciones de cumplimiento de datos para lograr una manera más inteligente y segura de ofrecer resultados asombrosos.

Los pronósticos de datos anunciarán más nubes

Los entornos de varias nubes impulsarán el funcionamiento pleno del procesamiento del aprendizaje automático, la automatización y la inteligencia artificial, ya que estos brindan a las organizaciones la capacidad de administrar, mover y procesar datos donde y cuando sea necesario. De hecho, veremos la aparición de más nubes a medida que los datos estén cada vez más distribuidos, en entornos de automóviles autónomos o en fábricas inteligentes, en aplicaciones nativas de la nube, en centros protegidos en las instalaciones para satisfacer un sinfín de nuevos estándares de privacidad y cumplimiento y, por supuesto, en la nube pública para una variedad de aplicaciones y servicios que utilizamos todos los días.

Creación de guardianes de datos

Con el surgimiento de los datos como el activo más valioso de una organización, su seguridad y protección continúan siendo la prioridad número uno. En una carrera para garantizar que todos los puntos de acceso permanezcan seguros, las organizaciones destinarán más dinero a las inversiones en seguridad, ya sea mediante una criptografía más sólida en el acceso del endpoint o una ciberseguridad inteligente que abarque el centro de datos distribuido en el edge y la nube. Veremos que la inteligencia artificial y el aprendizaje automático desempeñarán un papel cada vez más importante para proteger de manera proactiva los datos más atractivos para atacar o robar, y serán lo suficientemente inteligentes como para frustrar el acceso antes de que los seres humanos se den cuenta de que los datos estaban bajo asedio.

fuente

Tendencias tecnológicas para 2019

 

Las tecnologías siguen transformando la vida de los seres humanos, las sociedades y las empresas de una forma vertiginosa, enmarcadas en la Cuarta Revolución Industrial, o llamada Industria 4.0, que seguirá impactando profundamente los cambios del mundo del siglo XXI, soportado en la robótica, inteligencia artificial (IA) y big data (analítica de datos) para tomar decisiones estratégicas a cualquier nivel.

Las industrias 4.0 seguirán siendo protagonistas en la introducción de las tecnologías digitales en las empresas para lograr que todos sus procesos estén interconectados, lo cual establece una serie de retos, como adaptarse a las necesidades y expectativas de demanda, servir al cliente de una forma más personalizada, aportar un servicio posventa uno a uno con el cliente, diseñar, producir y vender productos en menos tiempo, añadir servicios a los productos físicos, crear series de producción más cortas y rentables, entre otros aspectos.

La automatización de procesos robóticos y la creación de robots (bots) para distintas actividades cotidianas personales y laborales del ser humano laboral pone sobre la balanza sus efectos e impactos y la forma como sustituirá muchas actividades que el hombre viene realizando.

Con los avances de la tecnología, hoy relativamente es sencillo crear un bot que acceda a todos los sistemas de soporte de ventas de la compañía y proporcione un panel de control consolidado. Estos tableros pueden ser únicos para cada empleado de servicio al cliente, allanando el camino para decisiones más informadas.

En todo este mundo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la conectividad es y seguirá siendo la infraestructura fundamental de los individuos, las empresas y las sociedades.

La universalización y masificación de las TIC han desempeñado un papel clave para dinamizar la sociedad del conocimiento y han permitido la apropiación de la tecnología en distintos sectores, como educación, hogar, salud, movilidad, transporte, bancarización, entretenimiento, justicia, trámites, servicios públicos, entre otros, a través de la innovación y el emprendimiento, contribuyendo a generar oportunidades para miles de ciudadanos y empresas.

Desde la perspectiva de la Aciem, algunas de las tendencias tecnológicas para 2019 serán: inteligencia artificial (IA), internet industrial de las cosas (IIoT), sistemas ciberfísicos (CPS), robótica colaborativa (Cobot), big data (macrodatos), impresión 3D, realidad virtual y realidad aumentada, desarrollo de nuevas aplicaciones con mayor énfasis en la salud y blockchain.

Pero todo lo anterior tendrá que soportarse en la electrónica como estructura fundamental del desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones en las próximas décadas.

La electrónica seguirá soportando el desarrollo del control de procesos industriales, sistemas electrónicos de potencia, instrumentación y control, diseño y análisis de instrumentación electrónica, microcontroladores y microprocesadores, así como apoyo en el diseño de software para su control, entre otros.

fuente

Simplificar los procesos e incrementar la productividad de las empresas

En 2018, la transformación tecnológica jugó un papel fundamental en todas las industrias nacionales para aumentar su potencial y eficiencia, el correcto uso de la tecnología les permite ser más consistentes, rápidas y reducir los costos de producción, con un impacto positivo en el crecimiento de las empresas.

Hoy en día, muchas compañías en México y en el mundo dan giros de 180 grados, se enfrentan a retos mayúsculos como la creación de una red de uso industrial capaz de conectarse con los sistemas TI de la empresa. La transición del mercado al uso de Internet de las Cosas e Industria 4.0 aumenta la urgencia para hacer que las redes de Protocolo de Internet (IP) y las tecnologías de TI sean parte integral de la planificación y estrategia de automatización de las empresas.

De acuerdo con nuestro CEO, Blake Moret, la cuarta revolución industrial está transformando los procesos y la manera de hacer negocio en un entorno digital en donde todo está interconectado. Cada vez es más frecuente que las máquinas se autocontrolen y sus procesos sean más ágiles. No obstante, cuanto más compleja se vuelve la industria, más rigurosos se vuelven los procesos tecnológicos para incrementar la competitividad y la productividad.

Según el estudio “Visión México 2020”, desarrollado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el uso de la tecnología en los negocios es una de las herramientas más eficientes para detonar la productividad y competitividad de las empresas a lo largo de toda la cadena de producción ya que:

  • Permite mejorar la eficiencia de todos los mercados de producción.
  • Su adopción no requiere de reformas legislativas complicadas y tardadas.
  • Impactan la vida de todos los ciudadanos mejorando el acceso, la eficiencia y la eficacia de todos los servicios públicos, como salud y educación, entre otros.
  • Transforman la comunicación entre ciudadanos y gobiernos, haciéndola directa, personal e inmediata.

Actualmente las empresas buscan reducir el riesgo y acelerar el tiempo de valorización al aprovechar las mejores prácticas probadas por muchas empresas líderes. En ese sentido Rockwell Automation, busca ayudar a las compañías a través de la implementación de la tecnología The Connected Enterprise. Los fabricantes mundiales esperan que la digitalización les ayude, en promedio, a aumentar los ingresos anuales en un 2.9% y reducir los costos en un 3.6%.

La fabricación inteligente y las operaciones industriales abren un nuevo camino para que con el uso de tecnologías disruptivas los dispositivos y procesos se puedan monitorear y optimizar continuamente, creando operaciones flexibles, eficientes, receptivas y seguras.

Tal y como confirma Blake Moret, The Connected Enterprise proporciona múltiples beneficios a las empresas, tales como reducciones de desperdicios de materia prima que impactan en la disminución de los gastos de la empresa, disminución en los tiempos de comercialización ya que las plantas que se ponen en funcionamiento en semanas en lugar de meses, así como mejoras en la calidad de los productos debido a que las mermas se reducen a la mitad y el tiempo de entrega aumenta su eficiencia de un 82% a 98%

fuente