¿Qué es el monitoreo en la nube y cómo implementarlo?

Casi todas las organizaciones aprovechan los recursos de la nube, planteando un verdadero desafío para el monitoreo continuo del entorno de red. A medida que más y más funcionalidades migran la capacidad de ver todo el entorno de red es cada vez más difícil. ¿Cómo hacer frente a esa dificultad?

Una solución que pueda monitorear todo el entorno de red, incluida la nube, pareciera ser la primera respuesta a dicha problemática. Sin embargo, no es suficiente para cubrir las necesidades de los departamentos de TI actuales. El cloud monitoring es diferente al monitoreo de red tradicional y hay algunas variables importantes que el personal de TI debe tener en cuenta.

Los beneficios de utilizar servicios en la nube como la escalabilidad y la agilidad hacen que cada vez sean más las empresas que deciden migrar hacia ellos. Sin embargo, casi ninguna organización tiene un entorno de red que resida completamente dentro de la nube. Esto significa que los administradores de redes necesitan monitorear la combinación de recursos en la nube y equipos de redes físicas. En estos casos, el monitoreo en la nube ayuda a observar los tiempos de respuesta, la disponibilidad, los niveles de consumo de recursos, el rendimiento, y también a predecir posibles problemas.

¿Qué es el Cloud Monitoring?
Es el proceso de revisar y administrar el flujo de trabajo operacional y los procesos dentro de una infraestructura o activo en la nube. Generalmente se implementa a través de un software de monitoreo automatizado que brinda acceso central y control sobre la infraestructura de la nube. El personal de TI puede revisar el estado operativo y el estado de los dispositivos y componentes en la nube. Las preocupaciones surgen en función del tipo de estructura de la nube que utilice. Si está utilizando un servicio público en la nube, tiende a tener un control y visibilidad limitados para administrar y monitorear la infraestructura. Una nube privada, que utilizan la mayoría de las grandes organizaciones, proporciona al departamento de TI interno más control y flexibilidad, con mayores beneficios de consumo. Independientemente del tipo de estructura de la nube que utilice su empresa, la supervisión es fundamental para el rendimiento y la seguridad.

¿Por qué monitorear la nube?
La clave para comprender la importancia del monitoreo en la nube es que la nube siempre está costando dinero. Un entorno de red física, por ejemplo, es un costo irrecuperable y no le cuesta menos a una empresa si no lo está utilizando de manera eficiente. Sin embargo, en la nube, se paga por la cantidad que se usa. Garantizar un rendimiento optimizado y minimizar el tiempo de inactividad es esencial para el monitoreo en la nube.

También hay otras consideraciones. Una de ellas es la seguridad, aspecto crucial en la nube, por lo que obtener un control estricto de los datos en todos los puntos finales ayuda a mitigar los riesgos. Las soluciones que escanean, analizan y actúan sobre los datos antes de que abandonen la red ayudan a proteger contra la pérdida de datos. Por otro lado, la nube puede tener una variedad de problemas de rendimiento de API mal diseñadas.

El tiempo de respuesta de una aplicación y los recursos de soporte son vitales para comprender qué es lo que obstaculiza el rendimiento. Seguir el flujo de trabajo de una aplicación ayuda a identificar dónde y cuándo ocurren los retrasos. Por último, los servicios en la nube consumen recursos, disponibilidad y pueden impedir el rendimiento. Las herramientas de monitoreo ayudan a encontrar los problemas. Es decir que, las políticas y los procedimientos adecuados ayudan a mitigar una expansión descontrolada y a reducir el uso de recursos y redes cuando sea necesario.

¿Cómo implementar las mejores prácticas?
Al momento de decidir cómo monitorear la nube es importante, como primer paso, determinar cuidadosamente las métricas que importan a los objetivos de su organización, es decir, determinar prioridades. Luego, una adecuada solución de monitoreo en la nube debe permitir ver todo (nube y recursos físicos) en contexto, para profundizar rápidamente en los problemas y aislar la causa de los mismos.

Es importante contar con soluciones que puedan informar datos de diferentes fuentes en una sola plataforma, lo que permite calcular métricas y resultados uniformes en una visión integral del rendimiento. Otro aspecto a considerar es la necesidad de monitorear los usos y costos del servicio en la nube. La capacidad de escalar es una característica clave de los servicios en la nube, pero un mayor uso puede provocar un aumento de los costos. Las soluciones de monitoreo robustas deberían rastrear qué parte de la actividad de red de su organización está en la nube y cuánto cuesta. Una solución de monitoreo que alerta a TI cuando los recursos de la nube exceden el presupuesto o los límites de uso pueden ahorrarle a una organización grandes costos.

Las organizaciones deben hacer un seguimiento de las tendencias a largo plazo y la mayoría de las herramientas de monitoreo proporcionadas por los proveedores de servicios en la nube solo mantienen los datos por un tiempo limitado (entre 30 y 60 días). Por lo que una herramienta de monitoreo debe ser compatible con el mantenimiento de esa información para mostrar tendencias al menos durante varios meses.

Hay que configurar la visibilidad instantánea para todos. La solución de monitoreo debe admitir paneles personalizables que brinden visibilidad instantánea de lo que sucede, lo que está pasando, lo que está viendo un uso intensivo y lo que está inactivo. Esto no solo facilita la resolución de problemas, sino que permite a los equipos ver problemas y resolverlos de manera proactiva antes de que afecten a los usuarios finales. Por último, es importante probar las herramientas para ver qué ocurre cuando hay una interrupción de datos y evaluar los sistemas de respuesta automática cuando se alcanzan ciertos umbrales.

fuente

5 consejos para enfrentar con éxito un ataque informático

Estas cinco recomendaciones pueden ayudar a las empresas a prepararse para enfrentar posibles desastres de TI, proteger la privacidad y evitar cualquier tipo de violación de datos, además de cumplir con la nueva reglamentación de protección de datos ya vigente en varios países del mundo.

181 millones es el número de ataques de ransomware que se han detectado hasta el momento a nivel mundial, lo que representa un aumento del 229% comparado con el mismo período de 2017, según la compañía de ciberseguridad SonicWall. Y en América Latina, en particular, las cifras tampoco son alentadoras: el 45% de las empresas fue víctima de malware, en tanto que 1 de cada 5 sufrió de secuestro de información por códigos maliciosos, tal como se menciona en el ESET Security Report 2018.

Algo es claro. Los ataques cibernéticos se han transformado en una realidad habitual para negocios de todo tipo y tamaño. Y sus efectos pueden ser devastadores, desde la pérdida de datos vitales, hasta la reducción de ingresos e, incluso, la desaparición por completo.

Pero este escenario no es inevitable. Recuperar las operaciones luego de un ataque informático, o incluso evitar estos ataques completamente, es posible. Estos son 5 consejos que cualquier negocio puede adoptar para garantizar un funcionamiento continuo:

  1. Actuar con rapidez para detener el ataque. Una característica clave del ransomware es que se propaga rápidamente una vez que el usuario hace clic en los enlaces o archivos adjuntos de correo electrónico infectados. Por eso, es importante desconectar la red cuanto antes para mitigar los posibles daños.
  2. Deshabilitar los archivos que se ejecutan desde las carpetas App Data. Al bloquear estos archivos ejecutables, un comportamiento bastante típico del ransomware, se puede evitar una propagación en cerca de un 10% de los casos.
  3. Utilizar sistemas de seguridad confiables. Es imprescindible disponer de un software  antimalware y de un firewall que bloqueen las instrucciones remotas en las que se basan los ataques de la mayoría del malware y ransomware.
  4. Usar herramientas específicas para ransomware. Es importante adquirir software adicional especializado en la radicación de ataques de ransomware y que, además, se vaya actualizando a medida que aparecen nuevas variantes.
  5. Realizar un backup de todos los datos. La forma más eficaz de prevenir los ataques de ransomware es hacer backups periódicos de los datos de aplicaciones y sistemas en distintos lugares, ya sean copias físicas como en sitios remotos o en la nube.

SITTEC ofrece soluciones como  Aranda Data Safe, un software de backup & recovery, que ofrece a las empresas una solución única e integral, para la protección y prevención en la pérdida de datos. Si desea conocer más sobre cómo esta solución puede ayudar a su empresa, contáctenos para una asesoría gratuita.

fuente